Limpiar el Parquet después de hacer Obras

Habitualmente se da el caso de terminar de instalar un parquet o suelo laminado y que el cliente nos pregunte cómo limpiar el parquet después de hacer obras, así que vamos a dar ciertas claves para dejar el nuevo suelo limpio después de la suciedad habitual de una obra.

En una instalación de parquet o laminado, y sobre todo en una reforma integral, es muy normal que queden restos de polvo y suciedad, manchas de las obras realizadas como de pintura, polvo de pared y restos de serrín del corte de la madera. Lo ideal y más recomendable sería contratar un equipo de limpieza que se ocupe de todo, pero esto supone un gasto añadido que quizás no todo el mundo quiera o pueda añadir al gasto de la obra realizada, que si bien es cierto que hay empresas de reformas que lo incluyen en sus presupuestos no suele ser habitual. Y esta opción tampoco es viable si la obra es menor y se sigue viviendo en el hogar mientras se realizan los trabajos, ya que habrá que limpiar cada día al acabar la jornada para poder convivir por la noche de la forma más normal posible. Así que solo queda la opción de hacerlo cada uno, con paciencia y buenos productos.

Barrer y volver a barrer

Es muy habitual que nos digan «he barrido cuatro veces y sigue habiendo polvo». Es completamente normal, durante la obra se genera un polvo que se queda en suspensión en el aire y que poco a poco se va asentando en el suelo. Al barrer con una escoba normal se remueve este polvo, que queda en el aire y se vuelve a asentar en el suelo. Lo mejor es una primera barrida para quitar basura grande, como restos de obra, cascotes, trozos de madera… y cuando ya solo quede el polvo asentándose, olvidarse de la escoba y pasar a la siguiente opción.

 

Un buen aspirador, tu mejor ayudante

Después de barrer y quitar lo más gordo, lo mejor es tener un buen aspirador, así se evita levantar ese polvo y que se vuelva a asentar. En el caso de las paredes se puede utilizar un plumero, una mopa o la escoba, para hacer caer al suelo el polvo y aspirarlo posteriormente. Hay que tener en cuenta que es importante vaciar a menudo el aspirador y limpiarle los filtros, ya que es un polvo muy fino que se pega con facilidad.

Un truco para maximizar la limpieza con aspirador es poner en el cabezal un paño húmedo mientras se aspira. Además de recoger todo el polvo, al estar húmedo el paño se lleva el polvo más fino y pegajoso que el aspirador normal no consigue eliminar.

En esta fase no recomendamos usar un robot aspirador, ya que no está pensado para tanta cantidad de polvo. Una vez que la vivienda esté limpia entonces si es se puede utilizar.

 

Fregar sí, pero con productos especiales

A la famosa pregunta de si se puede fregar el parquet o lamiando, la respuesta es sí, después de pasar bien el aspirador y asegurarnos de que no quedan restos de obra en el suelo, ya que si los arrastramos con la fregona se puede rayar. Como siempre, recomendamos que se friegue con el mocho bien escurrido, y con productos específicos para parquet o laminado.

Con estos consejos seguro que limpiar el parquet después de hacer obras es más efectivo y fácil, y váis a conseguir tener el parquet limpio y reluciente tras la obra y la instalación, y a partir de ese momento la limpieza diaria será mucho más sencilla. Para mantenerlo siempre limpio lo mejor es utilizar una mopa.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© 2016 Bravo y Montenegro. All rights reserved.

Llamar

E-mail

Cómo llegar